Presentacion

Transporte del mobiliario

Continuamos nuestra serie de consejos para montar un negocio de venta de mobiliario. Este apartado tratará no tratará sobre la parte comercial, sino de la logística en torno a nuestro catálogo de muebles.


Se trata de un paso fundamental. Este sector trata de la venta de un producto que, en líneas generales, se califica de voluminoso y pesado. Su transporte es por tanto complejo y es un aspecto fundamental tanto en el buen funcionamiento del comercio como en la satisfacción final de los clientes.

Posiblemente el mueble que más dificultades entraña en cuanto a transporte son los sofás y los sillones. Cierto es que los armarios son más voluminosos, pero en este caso se transportan desmontados por lo que las diferentes partes son montadas 'in situ'. Los sillones y sofás son de un tamaño considerable. Su peso también es importante. Y lo más importante: son delicados.


Tanto si el mueble es de piel, de tela o de algún material sintético, requiere llevar protecciones y ser tratado con cuidado para no resultar dañado. Ningún cliente aceptará un sofá cuya tapicería ha resultada dañada, por pequeño y minúsculo que resulta el daño. El transporte es por tanto que sea bien planificado. Asimismo es una importante parte de los costes totales.


A la hora de hablar del transporte de los muebles, hay que dividir nuestro planteamiento en dos tipos de movimiento:

  1. El transporte de los muebles hasta nuestro comercio (desde el distribuidor o fabricante)
  2. El transporte de los muebles hasta el cliente (desde nuestras tiendas o almacén)

En la anterior sección hablamos de lo importante que es determinar si adquiriremos nuestros materiales y catálogo de productos directamente a un fabricante (por lo general ubicado en el extranjero), o si por el contrario trataremos con un distribuidor de nuestra zona (o al menos dentro de nuestro país).

Al tratar directamente con el taller fabricante se añade la compleja tarea de traer los muebles hasta nuestro comercio. En caso de estar ubicado el taller en otro país, las aduanas y sus tramites supondrán un quebradero de cabeza añadido. Especialmente si el mobiliario se fabrica fuera del entorno de la unión europea.


No es un asunto a tomar a la ligera. Normalmente en estos casos se hacen pedidos de cierto tamaño, que son enviados hasta nosotros por transporte marítimo. Lo habitual es hacer las compras por "containers", que son los métodos en los que se lleva de un lugar a otro el material dentro de grandes barcos.


Traer los muebles de esta manera supone un fuerte desembolso inicial. Tanto por el propio material, como los todos los costes que lleva asociados:

  1. Transporte hasta el puerto (desde el fabricante)
  2. Pago a la empresa o intermediario del puerto, carga en el barco, papeleo en aduanas...
  3. Pago a la naviera
  4. Una vez en el país y puerto de destino, hay que pagar los impuestos correspondientes al pasar la aduana
  5. Transporte desde el puerto hasta nuestro local o almacén, así como cargar y descargar todos los muebles

Son tareas que bien coordinadas se pueden llevar a cabo de forma sistematizada. Pero no conviene menospreciar la cantidad de esfuerzos y costes asociados que tiene comprar los muebles en el extranjero.

Comprar en línea
Validar el producto o servicio elegido