tipos-comercio-electronico

¿Cuáles son las diferencias entre los tipos de comercio electrónico?

El comercio electrónico, conocido también como ecommerce, ha llegado para quedarse. Antes de la pandemia, ya era un modelo de negocio que estaba creciendo y gracias al que muchas empresas comenzaron su proceso de transformación digital. Sin embargo, la crisis del Covid-19 aceleró aún más este proceso, dejando de ser una opción para convertirse en una necesidad de cualquier empresa. Ahora bien, no todos los ecommerce son iguales. Existen diferencias marcadas por el tipo de producto, el objetivo y los clientes que se quieren alcanzar. 

Si tienes un comercio electrónico, estos elementos serán esenciales para ofrecer el producto o servicio de la manera correcta. Por otra parte, si eres un consumidor, entender las diferencias te ayudará a navegar más fácilmente a través de las distintas ofertas de Internet. Por eso, te hemos preparado un artículo en el que conocerás en detalle cuáles son las diferencias entre los distintos tipos de comercio electrónico, así como aquellos que se impondrán en el futuro.

¿Qué es el comercio electrónico?

Cuando hablamos de comercio electrónico, nos referimos al intercambio de productos y servicios a través de medios digitales. Aquí es importante aclarar que no sólo las páginas web sirven como medio sino que las redes sociales y aplicaciones sirven como medio para llevar a cabo este tipo de comercio. 

Tipos de comercio electrónico

La mejor manera de entender las diferencias entre los tipos de comercio electrónico, es conociendo los tipos que existen y entre quienes se realizan. A partir de ahí surgen otras características que los hacen aún más peculiares e ideales para un determinado sector o industria. Aquí te presentamos los que existen actualmente:

B2C (Business to Consumer) o de negocio a consumidor 

Es el tipo de ecommerce más común y numeroso. Aquí un negocio produce o distribuye un producto o servicio y lo comercializa directamente al consumidor. Un ejemplo sería una librería online o una venta de repuestos para vehículos. 

B2B (Business to Business) o de negocio a negocio

Aquí una empresa comercializa sus productos o servicios directamente a otra a través de una plataforma de ecommerce. En ocasiones, el negocio que compra lo hace en grandes cantidades para revender. Otras, simplemente para proveer y cubrir las necesidades de su propio negocio. Algunos ejemplos incluyen la plataforma china Alibaba que distribuye productos al mayor. Para negocios B2B es casi necesario conectar la plataforma de ecommerce con su sistema de gestión ERP.

diferencias-tipos-comercio-electronico

C2B (Consumer to Business) o de consumidor a negocio

En este tipo de comercio es el propio consumidor quien aporta valor a una empresa a través de reseñas o incluso de sus propios servicios. Un ejemplo de ello lo encontramos en los portales de empleo donde autónomos y particulares ofrecen su experiencia a las empresas, en los freelancers…

B2G (Business to Government) o de negocio a gobierno

En este modelo las empresas y negocios ofrecen productos o servicios a entidades de gobierno como Ayuntamientos, Ministerios… Algunos ejemplos los encontramos en empresas constructoras especialistas en desarrollar proyectos de transporte. 

C2G (Consumer to Government) o de consumidor a gobierno

Con este modelo, los consumidores ejecutan operaciones de pago de productos o servicios a entidades gubernamentales. Algunos ejemplos incluyen las plataformas de pago de impuestos.

C2C (Consumer to Consumer) o de Consumidor a Consumidor

En este modelo, los consumidores intercambian productos y servicios entre ellos. El ejemplo más claro son las plataformas de compra-venta de productos usados como Wallapop o Vinted.

Elementos clave para entender los diferentes tipos de comercio electrónico

Es posible que con todas las opciones de comercio electrónico que encontrarás en la web sea difícil distinguirlos. Por ello, es necesario comprender los elementos clave que te mostraremos a continuación:

  1. Con frecuencia una plataforma puede ofrecer y manejar uno o más tipos de ecommerce. Este dinamismo y flexibilidad es justamente uno de los grandes éxitos de este tipo de comercio. Así podrás encontrar que Amazon es inicialmente una plataforma B2C. Sin embargo posee una sección que permite que los consumidores ofrezcan el producto que se anuncia pero ya usado y a precios muy reducidos. También algunos comerciantes de Alibaba permiten la compra de productos tanto al por mayor (B2B) como a consumidores (B2C). En ocasiones, también puedes observar como el sitio web de un banco ofrece productos y servicios para personas individuales, para empresas y para entidades de gobierno. Todo esto confirma que los tipos de comercio electrónico pueden combinarse en un solo negocio y en una sola plataforma.
  2. Un comercio electrónico no tiene por qué vender únicamente a través de Internet, ya que es posible disponer a la vez de una plataforma online y de un centro de comercialización físico. Algunos ejemplos incluyen El Corte Inglés y la cadena de tiendas norteamericana Walmart.  
  3. Muchas plataformas de comercio electrónico funcionan como intermediarios entre negocios y consumidores. Esta característica es común entre los denominados “Marketplace” que solo ofrecen la logística distribución o puesta en contacto entre consumidores y empresas. El ejemplo más notable es Amazon, pero en todas partes del mundo han surgido plataformas especializadas para determinados productos. Entre ellos la compra venta de vehículos, servicios de entrega de comida… También están las redes sociales desde las cuales ya se puede comprar directamente. 

Los tipos de comercio electrónico del futuro

La existencia de los tipos de comercio electrónico que hemos mencionado no garantiza que siempre sean los únicos que se mantengan a lo largo del tiempo. A medida que avanza la tecnología van surgiendo nuevas propuestas para cubrir nuevas necesidades de los consumidores y de las empresas, como el B2E (Business to Employee) o de Negocio a Empleado. Es difícil creer que hoy día sea posible comprar o vender a través de redes sociales como Facebook o Instagram, ya que estas solo comenzaron como plataformas de interacción social a distancia. Pero si estás pensando en adentrarte en el mundo del comercio electrónico, debes mantener siempre la atención a las tendencias.