La gestión de la información, la clave para la productividad de las empresas

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
integracion-plm-erp

Es un mantra que nunca nos cansamos de repetir, la información es poder. Y no solo eso, es la clave para aumentar la productividad de las empresas. Para ello no se necesita solamente tener ingentes cantidades de información, sino que esta información esté interrelacionada en los diversos sistemas de la empresa para que sea realmente útil.

En el caso de las empresas que se dedican a la fabricación de cualquier producto, desde electrónica de consumo a maquinaria industrial, hay dos sistemas principales que deben estar integrados para asegurar que la información disponible es la última versión y la misma para los distintos departamentos implicados en los procesos. Estos sistemas son el PLM que se encarga de la gestión de toda la información necesaria para la gestión del ciclo de vida del producto, desde el diseño hasta las pruebas de calidad pasando por la fabricación. El ERP recoge toda la información referente a pedidos y facturación de la empresa.

Estas dos fuentes de información deben estar bien integradas para que lo que el cliente pida coincida con lo que se fabrica y lo que se factura. Es especialmente importante cuando se trabaja con productos modulares que se adaptan a cada cliente dentro de unos estándares de la compañía. Los dos sistemas de software son complementarios y juntos aportan grandes ventajas a la hora de desarrollar, fabricar y vender productos asegurando el éxito. el éxito de un producto. Los beneficios de la integración de PLM y ERP se pueden resumir en 4 grandes puntos.

1. Mayor eficiencia

La integración PLM-ERP puede mejorar la eficiencia y la productividad de los procesos gracias al acceso y transferencia de datos en tiempo real. Esto significa que la última versión siempre está actualizada y se pueden realizar las modificaciones pertinentes estando seguro que todo el mundo tendrá acceso a los datos actualizados. La automatización de la actualización de datos en los distintos sistemas ahorra tiempo que los trabajadores pueden emplear en otras tareas y al tener más información sobre los procesos se puede analizar el funcionamiento de la empresa e implementar mejoras.

2. Reducción de costes

El ahorro de costes es uno de los principales beneficios de la integración PLM-ERP. Cuando los datos comienzan a transferirse de un lado a otro automáticamente entre ambos sistemas, la intervención manual se minimiza. Esta automatización no solo ahorra tiempo como ya hemos comentado sino que también evita errores de fabricación que pueden costar mucho dinero a la empresa. Con una mayor precisión de los datos, una empresa puede realizar sus pedidos de compra con más certeza, lo que le ayuda a evitar la escasez de suministros y a ahorrar dinero en compras excesivas. Además, puede garantizar la entrega a tiempo de los pedidos sin tener que gastar en contratar recursos adicionales de la cadena de suministro.

integracion-plm-erp-empresa

3. Mayor satisfacción del cliente

Sin lugar a dudas, cuando se minimizan sus errores, se aumenta la eficiencia, se mejoran los procesos, se entregan los pedidos a tiempo y con las especificaciones correctas y sus clientes están más felices y satisfechos. De esta forma la integración entre PLM y ERP puede ayudar a aumentar la satisfacción del cliente cumpliendo sus pedidos de forma rápida y precisa.

Además, la integración PLM-ERP puede permitirle ajustar los precios para ampliar su base de clientes. Con muchos de sus procesos automatizados, sus empleados pueden concentrarse en el cumplimiento de pedidos, la satisfacción del cliente y la mejora del producto, entre otras tareas. Un paso más sería la integración con el CR;, que puede aumentar su capacidad para lograr el nivel más alto de satisfacción del cliente a través de datos relevantes y precisos.

4. Mejor colaboración

La comunicación fluida y clara entre varios departamentos es crucial para el éxito empresarial, especialmente en organizaciones más grandes. Incluso la más mínima disparidad en la información o la incompatibilidad de los formatos cargados por diferentes empleados puede causar errores y costes adicionales. Cuando sus sistemas comerciales están integrados, todas las partes interesadas se dirigen a una única fuente de datos. Por ejemplo, cuando alguien necesita modificar algún dato, especialmente en el último minuto, todas las partes interesadas deben ser informadas de los cambios simultáneamente. Un sistema integrado automatiza la actualización de datos para todos. Además, incluso se pueden ver todos los cambios realizados en el pasado para comprender cómo ha evolucionado el proyecto.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.