Las nuevas empresas de cosméticos se están digitalizando

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Los fabricantes de cosméticos quieren crear una red de empresas de nueva creación. Máscaras conectadas, envases personalizados, espejos selectos, las iniciativas se multiplican.

Maquillaje virtual, consejos en línea, «tutoriales» de belleza e incluso webseries como «Chanel Beauty Talk»… Con la revolución digital, las declinaciones digitales en torno a la belleza conectada se están multiplicando, a riesgo de una «uberización» del sector.

Los sitios de venta en línea desvían a los clientes de las tiendas, los productos de bajo costo invaden la Web y los jóvenes blogueros marcan la pauta en Internet afirmando ser «expertos» en consejos de belleza… A ello se añade la competencia de Asia, que ha tomado el relevo digital y podría acabar privando a Francia de su liderazgo mundial en el sector de la belleza.

Incubadora de arranque

Como resultado, los fabricantes del sector están preocupados… y se están movilizando. Reunidas en el seno del Cosmetic Valley, un polo de competitividad que agrupa a la mitad de las empresas del sector entre Rouen, Chartres, Orleans y Tours, han elaborado un expediente técnico francés para hacer de Francia «el vivero de las start-up de la belleza» a nivel mundial. «¡Digital es el futuro! No esperemos a que otros se apoderen de ella. De lo contrario, nos arriesgamos a que se produzca el síndrome de Kodak, muerto por no haber sabido coger a tiempo el tren de la innovación«, señala Marc-Antoine Jamet, presidente del clúster. «Estamos viendo un creciente deseo entre los clientes de un seguimiento y asesoramiento individual. Sin embargo, la investigación se centra principalmente en los ingredientes, la formulación, el envasado, el marketing… En los 300 millones de euros de proyectos que hemos etiquetado dentro del Cosmetic Valley, lo digital está dramáticamente ausente. ¡Es hora de inventar la belleza del futuro! «Añade.

Barra de maquillaje

Los peces gordos de la zona están en juego. En otoño, Sephora abrió su primera tienda interactiva en París, de sólo 100 metros cuadrados, pero con 14.000 referencias disponibles gracias a estanterías para la compra en línea, sin olvidar los espejos selectos para inmortalizar su paso al «bar de maquillaje», los pequeños robots de la Nao, etc.

Un año antes, Burburry ya había instalado una «barra de uñas» digital en su primera boutique de Londres. Por su parte, el grupo L’Oréal reclama 20 millones de usuarios para su aplicación Make Up Genius, lanzada en 2014 en asociación con Image Metrics, que ofrece un espejo virtual para probar un producto en la cara antes de comprarlo. El grupo también ha creado un canal en YouTube de L’Oréal Paris.

El debate también se está desplazando al frente de las ventas en línea. La empresa británica Feelunique.com, que acaba de recaudar 25 millones de libras y tiene una facturación de 85 millones de euros, se ha convertido en uno de los principales actores de su mercado interno. Está atacando el mercado francés con entregas gratuitas a partir de 50 euros de compra.

Con I-Feel Beauty, Feeligreen, con sede en Sophia Antipolis, se dirige a las personas con pérdida de autonomía para permitirles controlar sus cuidados de bienestar a través de un teléfono inteligente conectado a un pequeño dispositivo que combina microcorrientes y diodos. Más clásico, My pack on line (20 empleados), siguiendo el ejemplo de web-to-print, permite crear embalajes personalizados. En cuanto a la máscara de belleza conectada de WB Technologies, mide la hidratación de la piel y aumenta la eficacia de las cremas gracias a una fuente de calor ligero. «Hay una dinámica colectiva, pero no es suficiente. La financiación también es necesaria, e iniciativas como French Tech es probable que atraigan fondos de inversión», dice el cofundador Stanislas Vandier.

Dossier presentado para French Tech

El expediente «Belleza francesa tecnológica» fue presentado el 11 de abril como parte de la última convocatoria temática de proyectos lanzada por el gobierno. Objetivo: crear una red nacional de empresas de nueva creación con un centro de recursos en Chartres. Se han invertido cinco millones de euros en una incubadora que se abrirá en otoño y que podrá acoger hasta 60 empresas de nueva creación. A finales de marzo se celebró en París una reunión inicial con 150 empresas del sector, así como con empresas digitales de nueva creación.

Otra idea, la creación de un Fab Lab dedicado a los cosméticos. O un Datalab que explotará bases de datos compartidas o privadas en beneficio de las PYMES que no disponen de los medios técnicos de los grandes grupos. «Sentimos que algo empezaba a suceder en el último Consumer Electronics Show de Las Vegas, con un stand de Beauty Tech dedicado por primera vez a la belleza conectada. Es una señal fuerte. Pero tenemos que ir rápido«, alega Chartres Métropole, que sin embargo tendrá que esperar hasta junio para saber si la oferta de Beauty French Tech será retenida por el ministerio de Axelle Lemaire.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.