Mascarillas en tiempos de Coronavirus

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El 2020 fue el año marcado por la pandemia mundial provocada por el SARS-CoV-2, más conocido como la COVID-19. Entre todas las medidas que se tomaron para hacer frente a esta excepcional situación, podemos destacar la implantación del uso de mascarillas, establecida en la la Ley 2/2021, del 29 de marzo. 

Tipos de mascarillas

De manera general podemos distinguir tres tipos de mascarillas, atendiendo al criterio de la capacidad de filtración del aire, y por tanto, del nivel de protección que aportan:

-Mascarillas quirúrgicas: son de uso médico y actúan como barrera ante la emisión de las gotículas respiratorios expulsadas al toser o estornudar.Este tipo de mascarillas están autorizadas como productos sanitarios y se rigen por la normativa europea UNE-EN 14683. Según su Eficacia de Filtración Bacteriana (BFE) se distinguen dos tipos:

  • Mascarillas quirúrgicas de Tipo I (BFE ≥ 95%).
  • Mascarillas quirúrgicas de Tipo II (BFE ≥ 98%).

-Mascarillas filtrantes: comprenden un filtro de micropartículas que protege de la inhalación de sustancias contaminantes ambientales. Son consideradas como Equipo de Protección Individual (EPI) y se rigen bajo la UNE-EN 149. Se subdividen en tres tipos:

  • FFP1: No son recomendadas para uso médico porque tiene una eficacia de filtración del 78% y un porcentaje de fuga del 22%.
  • FFP2:  Las mascarillas FFP2 homologadas tienen una eficacia de filtración del 92% y un porcentaje de fuga del 8%.
  • FFP3: Tienen una filtración del 98% y un porcentaje de fuga del 2%. Suele usarse ante aerosoles con un alto grado de toxicidad.

-Mascarillas higiénicas: pueden incluir o no accesorios y cubren la nariz, la boca y el mentón. Están previstas para disminuir las secreciones respiratorias. Se clasifican en:

  • No reutilizables: están regidas por la Especificación UNE 0064-1 (adultos) y la Especificación UNE 0064-2 (niños).
  • Reutilizables: están regidas por la Especificación UNE 0065.

Las mascarillas higiénicas no se consideran un producto sanitario ni un equipo de protección individual (EPI).

¿Por qué deben usarse?

La principal finalidad que tienen las mascarillas quirúrgicas e higiénicas es eludir o evitar la posible transmisión de una infección. Por otro lado, la finalidad de las mascarillas filtrantes es prevenir el contagio.

Cabe recalcar que ningún tipo de mascarilla aporta la protección máxima y total frente a un contagio, por eso, se recomienda tomar al mismo tiempo otro tipo de medidas preventivas.

Mascarillas de telas caseras, ¿sí o no?

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo ha establecido en sus informes que este tipo de mascarillas tienen una eficacia bastante limitada dado los diversos materiales de los que pueden estar hechas. La evidencia demuestra que su nivel de protección es inferior al de las mascarillas quirúrgicas y además, si no se lleva a cabo un uso adecuado de ellas, pueden llegar a aumentar el riesgo de infección, debido en parte a la retención de humedad que conservan, la retención del virus o la transmisión de líquidos. No aportan una protección eficaz y no cumplen ni la normativa de EPI ni de producto sanitario.

Redacción

Redacción

Nuestro equipo de redacción está compuesto por profesionales expertos en la materia.

Comentemos amistosamente

Apúntate a nuestra Newsletter

Te prometemos que sólo te contactaremos para temas relacionados con nuestro blog.